ARCSA sistemas de extracción de aire

Qué indica el ARCSA con respecto a los sistemas de extracción de aire?

En cualquier entorno industrial o comercial donde se manejen gases, vapores o partículas, los sistemas de extracción de aire juegan un papel fundamental en la salud y seguridad de los trabajadores, así como en la eficiencia operativa de las instalaciones. Sin embargo, la simple instalación de estos sistemas no es suficiente; es crucial brindarles un mantenimiento regular para garantizar su correcto funcionamiento.

En Ecuador el ARCSA (Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria) en la resolución 067-2015-GGG en la sección G. correspondiente a Calidad del Aire y Ventilación dicta:

«1. Se debe disponer de medios adecuados de ventilación natural o
mecánica, directa o indirecta y adecuada para prevenir la condensación
del vapor, entrada de polvo y facilitar la remoción del calor donde sea
viable y requerido;


2. Los sistemas de ventilación deben ser diseñados y ubicados de tal forma
que eviten el paso de aire desde un área contaminada a un área limpia;
donde sea necesario, deben permitir el acceso para aplicar un programa
de limpieza periódica;


3. Los sistemas de ventilación deben evitar la contaminación del alimento
con aerosoles, grasas, partículas u otros contaminantes, inclusive los
provenientes de los mecanismos del sistema de ventilación, y deben
evitar la incorporación de olores que puedan afectar la calidad del
alimento; donde sea requerido, deben permitir el control de la
temperatura ambiente y humedad relativa;


4. Las aberturas para circulación del aire deben estar protegidas con
mallas, fácilmente removibles para su limpieza;


5. Cuando la ventilación es inducida por ventiladores o equipos
acondicionadores de aire, el aire debe ser filtrado y verificado
periódicamente para demostrar sus condiciones de higiene;


6. El sistema de filtros debe estar bajo un programa de mantenimiento,
limpieza o cambios.»

¿Por qué es tan importante este mantenimiento? Aquí te lo explicamos.

1. Preservación de la Salud Ocupacional
Los sistemas de extracción de aire son diseñados para eliminar contaminantes del aire, tales como humos de

soldadura, gases tóxicos, vapores químicos y partículas en suspensión, que pueden ser perjudiciales para la salud de los trabajadores si son inhalados en cantidades significativas. Un mantenimiento adecuado garantiza que estos sistemas funcionen de manera óptima, reduciendo al mínimo la exposición a sustancias nocivas y protegiendo la salud ocupacional de quienes trabajan en el entorno.

2. Cumplimiento Normativo
En muchos países, existen regulaciones estrictas en cuanto a la calidad del aire en los lugares de trabajo. Los sistemas de extracción de aire son una parte fundamental de cumplir con estas normativas. Un mantenimiento regular ayuda a asegurar que los sistemas cumplan con los estándares de calidad del aire exigidos por las autoridades competentes, evitando posibles sanciones y asegurando el cumplimiento normativo.

3. Eficiencia Energética
Un sistema de extracción de aire que no recibe el mantenimiento adecuado puede volverse ineficiente con el tiempo, consumiendo más energía de la necesaria para funcionar correctamente. Esto no solo resulta en costos operativos más altos, sino que también contribuye al desperdicio de recursos energéticos y al impacto ambiental negativo. Un mantenimiento regular ayuda a mantener los sistemas en óptimas condiciones de funcionamiento, lo que se traduce en un menor consumo de energía y una mayor eficiencia operativa.

4. Prolongación de la Vida Útil del Equipo
Al igual que cualquier otro equipo industrial, los sistemas de extracción de aire requieren un mantenimiento adecuado para prolongar su vida útil. La limpieza regular de filtros, la lubricación de partes móviles y la detección temprana de posibles problemas mecánicos son acciones que pueden ayudar a prevenir averías costosas y prolongar la vida útil del equipo.

5. Mejora de la Calidad del Producto
En entornos donde se procesan alimentos, productos farmacéuticos u otros productos sensibles, la calidad del aire puede tener un impacto directo en la calidad del producto final. Un sistema de extracción de aire mal mantenido puede introducir contaminantes en el proceso de fabricación, afectando la calidad y la seguridad del producto. Mantener los sistemas de extracción de aire en óptimas condiciones ayuda a garantizar la pureza y la integridad de los productos fabricados.

En resumen, el mantenimiento regular de los sistemas de extracción de aire es esencial para garantizar un ambiente de trabajo saludable, cumplir con las regulaciones normativas, mejorar la eficiencia energética, prolongar la vida útil del equipo y asegurar la calidad del producto. No subestimes la importancia de mantener estos sistemas en óptimas condiciones; tu salud, seguridad y el éxito de tu negocio dependen de ello.


Ana Lucía Iturralde
Gerente General


Artículos Recientes

Servicios

Scroll al inicio
Ir arriba
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?